Jueves, 13 Mayo 2021 15:09

Otra tensa sesión en el Concejo Deliberante

Opositores y oficialistas se cruzaron por la compra de 50 camionetas para la Comuna. Además, se disolvió el IMAP, organismo descentralizado que se dedicaba a la capacitación del personal, pero que, aseguraron desde el Frente de Todos, “no estuvo a la altura de la circunstancias”.

La tensión volvió a ser la protagonista en una nueva sesión del Concejo Deliberante, donde opositores y oficialistas se cruzaron en el tratamiento de varios proyectos.

 

Uno de ellos tuvo que ver con la compra de vehículos utilitarios para la Comuna, unas 50 camionetas mediante el sistema Leasing del Banco Provincia, y el otro con la disolución del Instituto Municipal de Administración Pública (IMAP), ente creado bajo la gestión de Cambiemos para capacitar personal comunal.

 

En el caso del Leasing, por un monto original de 100 millones de pesos, el oficialismo expuso que los rodados son necesarios para llevar servicios a la gente en áreas como Desarrollo Social, Salud u Obras Públicas, al tiempo que la oposición rechazó la iniciativa al manifestar que hay gastos más prioritarios, como la adquisición de ambulancias o patrulleros.

 

“Se pide la compra de 50 vehículos, para dotar a áreas del Municipio para el traslado de personas y cosas, así dice el expediente. Como Inspecciones, Transporte, Desarrollo, Salud y otras. Pero sin fundamentación, mencionando a la emergencia sanitaria”, cuestionó el edil opositor Gustavo Trindade, de la bancada Espacio Abierto.

 

Trindade, además, expuso que el monto final a abonar rondará los 218 millones de pesos, e insistió en que esos fondos podrían usarse para otros fines.

 

“Me pregunto si hubiera sido más razonable adquirir ambulancias en épocas de pandemia con emergencia sanitaria. El exintendente (Nicolás) Ducoté dejó una flota de 437 vehículos. Cuando quisimos tomar una deuda de 600 millones para hacer asfalto para mejorar la vida de los pilarenses fuimos cuestionados y llevados a la justicia. Esto es una falta de respeto a los pilarenses y a la gente que la está pasando tan mal, donde aumenta la pobreza y la indigencia”, agregó el concejal.

 

Desde la bancada Comunidad Pilarense, Flavio Álvarez también rechazó apoyar la iniciativa.

 

“Me pregunto cuál es la prioridad. Comprar camionetas para trasladar cosas, cuando tenemos un Pilar con el 50% de los vecinos en la pobreza, cuando hay comercios cerrados por la pandemia, barrios desbordados de ramas e inseguridad. Porque cuando asumieron (por el Frente de Todos) era la lucha contra  el hambre la política de Estado. Estando en emergencia, viendo a trabajadores ir en bicicleta al Parque Industrial, el intendente decide comprar camionetas para los funcionarios. Se podrían comprar no solo ambulancias, sino también patrulleros”, criticó Álvarez.

 

Desde el oficialismo defendieron el texto, al señalar que los rodados se utilizarán para llevar servicios a los vecinos, destinados a áreas claves como Salud o Desarrollo Social.

 

“Las camionetas llevan gente para asistirlos en el marco de un Estado presente, como cuando se hizo el año pasado una campaña de vacunación antigripal, asistencia alimentaria a 17 mil familias, programa Tarea de Todos en más de 1.000 hogares. Estos vehículos demuestran que hay un gobierno que está en la calle, no en los escritorios. La compra es para seguir en un Estado descentralizado que lleva, gente y cosas. Vacunas antigripales, tarjetas alimentar, tareas. Esta compra se hace a través de un leasing que nos beneficia, donde el Banco Provincia nos subsidia, no de autos blindados para los intendentes, sino para los trabajadores”, disparó la titular de la bancada del Frente de Todos, Lourdes Filguiera, quien recordó que recibieron el gobierno con 4 ambulancias y ahora cuentan con 14, además de encontrar un sistema sanitario “devastado”.

 

“Hay remises y autos que van a buscar a las personas para llevarlas a hisoparse o vacunarse. Vamos a seguir garantizando derechos”, enfatizó Filguiera.

 

Desde Juntos por el Cambio, Jésica Bortule expuso que “es un momento complejo para gastar tantos millones de pesos en camionetas utilitarias”, y también sostuvo que esos fondos podrían destinarse a otras cuestiones.

 

“En este momento de crisis, de emergencia, hacer un gasto tan grande, cuando se podrían comprar un montón de cuestiones que no están saldadas. Porque hay que seguir gestionando en otras cuestiones que no solo sean lo sanitario”, cuestionó Bortule.

 

El concejal oficialista Juan Pablo Roldán, por su parte, defendió la iniciativa y pidió a los opositores que discutan con fundamentos técnicos.

 

“El leasing no es de 200 millones, no es así. Hablaban de 50 ambulancias, relatos sin fundamentos. El debate debe ser más rico. Plantear que con este préstamo no se van a comprar 50 ambulancias no es así, son cuestiones distintas. Y más después de haber sido parte de una gestión (por los ediles de Cambiemos) que en diciembre (de 2019) dejó 4 ambulancias. Esto es incorporar vehículos para la función pública, al servicio de la comunidad, no en la timba financiera como hacían anteriormente. Las camionetas están a disposición de salud, acción social, servicios públicos”, sentenció.

 

IMAP

Otro proyecto que encendió el debate fue la disolución del IMAP, ente creado por Cambiemos para capacitar personal comunal.

 

Sin embargo, desde el Frente de Todos manifestaron que el área “no estuvo a la altura de las circunstancias”, al tiempo que insumía un nutrido presupuesto de cerca de 40 millones de pesos entre 2020 y 2019.

 

“Con presupuestos propios, no fueron capaces de desarrollar una plataforma digital para capacitar a los trabajadores, que hubiese sido muy beneficiosa el año pasado y este año. Estuvo destinado a mantener el nivel de estatus de un par de funcionarios que nunca se preocuparon por el laburante. Los últimos cursos que dieron fueron en el año 2019, como gestión de emociones o trabajo en equipo. Y pese a contar con presupuestos millonarios, cerró los años con deuda flotante y usó el dinero para la timba financiera”, disparó el concejal Iván Giordano, del FdT.

 

“El 70% de los gastos fue al pago de sueldos, y en 2020 el 0,5% se destinó a capacitación. Las capacitaciones las va a hacer haciendo el Ejecutivo como corresponde”, añadió.

 

Bortule, en tanto, lamentó el cierre del espacio, y defendió los cursos que allí se dieron.

 

“Muchos trabajadores municipales tuvieron la posibilidad de capacitarse, como en cursos básicos como herramientas de Office, y otros más avanzados. Aproximadamente 1.600 alumnos pasaron por el IMAP”, detalló Bortule.


Y añadió que si en todo caso en 2020 y 2021 no se avanzó en una plataforma digital, fue por “falta de voluntad política” del actual gobierno.

 

“El IMAP ha realizado muchas capacitaciones, es una pena que se decida cerrarlo”, insistió.

 

Filgueira, a su tiempo, expuso que el ente “era toda una estructura burocrática que se sostenía con el presupuesto municipal”.

 

“La voluntad de capacitar y profesionalizar a los trabajadores está vigente, y se pueden hacer desde las áreas de la Comuna”, concluyó.

Te puede interesar Política

Licitacion Escuela 9
No Internet Connection